De pequeña me daba miedo la luna

De pequeña me daba miedo la luna.
Estoy escribiendo esto mientras la observo sentada en mi terraza.
Luna
Fotografía: Paula Pastor

Puede que hayan pasado muchos años desde que por las noches no me atrevía a salir a la calle porque ahí, en el cielo, estaba la luna.

La luna me miraba, la luna me escuchaba, la luna vigilaba todo y, lo peor, la luna me seguía a todas partes. Hasta cuando íbamos de vacaciones a 600 kilómetros de mi casa de Madrid, la luna estaba ahí. Nunca entendí por qué tenía ese miedo a la luna.

Y será que no me esforcé por entender todos y cada unos de mis miedos; hasta que comprendí que son irracionales.

Después descubrí que yo soy un poco luna.
Yo también tengo dos caras y tiendo a ocultar la que no me gusta.
Yo también sufro cambios cada 28 días.
Yo también tengo heridas en la piel, como si fueran cráteres en su superficie.
A mí también me gusta salir de noche y disfrutar del silencio que queda cuando todos duermen.

Quizá huir de la luna sea huir de mí misma.

Quizá perder el miedo a la luna, sea perder el miedo a esa parte de mí que temo descubrir.

He decidido cambiarlo.
Ahora trepo, un poquito cada día, para llegar a alcanzar la luna. Y creo que se parece a trepar, un poquito cada día, para encontrarme verdaderamente a mí misma.

 

Paula Pastor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s